PRIMERA REUNION DE LA COMISION NACIONAL DE PAST. PENITENCIARIA

 

PRIMERA REUNIÓN 2017 DE LA COMISION NACIONAL DE  PASTORAL PENITENCIARIA

 

Con mucho entusiasmo se llevó a cabo en la cálida ciudad de Choluteca la primera reunión 2017 de la COMISION NACIONAL DE  PASTORAL PENITENCIARIA.

Dicho encuentro tuvo lugar en el Centro de Formación La Colmena de esta ciudad, al cual asistieron representantes de las diócesis involucradas.

Así se desarrolló el programa de la reunión los días 13 y 14 de marzo del presente año: Lectura y aprobación del acta anterior, visita al centro penal de Choluteca para compartir con los hermanos privados de libertad y un mensaje de Monseñor Rómulo Emiliani, Celebración de la Santa Eucaristía en Catedral de esta diócesis sureña, presentación de informe por centro penal o diócesis, informe de la reunión mundial de dicha pastoral, tema de formación: “La Pastoral Penitenciaria en la Pastoral Social”, resultados de la acción de la confraternidad carcelaria  en los distintos centros penales y charla sobre las reformas al código penal con el acompañamiento de los Comisionados Abogada Glenda Carolina Ayala Mejía y Abogado Orle Anibal Solís Meraz, representantes de la Comisión Nacional de Prevención de Torturas, Tratos Crueles, inhumanos o degradantes (Conaprev).

En la intervención de Monseñor Guido Charbonneau, él expresó: Como obispo no conocía la Pastoral Penitenciaria, casualmente fui a la Penitenciaría en Támara a visitar un amigo, me daba miedo la primera vez. Escuché testimonios, alguno decía: "Yo prefiero estar aquí y conquistar mi libertad interior que estar afuera lleno de vicios y pecados". Esta pastoral está haciendo una gran labor de manera humilde porque es la más pequeña, quizás por algún prejuicio. Sin embargo el evangelio según San Mateo en su capítulo 25 nos dice:  “estaba encarcelado y me vinieron a ver”. El Señor se identifica con estas categorías. Es una obra de misericordia que estamos invitados a poner en práctica.” aseveró el obispo.

Opiniones:

Monseñor Rómulo Emiliani: La Pastoral penitenciaria es una vertiente muy eficaz del corazón de la Iglesia que vive el mandato de Cristo de trabajar con misericordia, en este caso concreto con los presos. Seguimos la norma evangélica de Jesús, organizados en todo el país, laicos y sacerdotes, evangelizando en todos los presidios, también trabajando en la formación humana de los internos.Creemos firmemente en que todo ser humano puede rehabilitarse, salvo un psicópata que merecería una atención psiquiátrica ya permanente, pero normalmente todo ser humano puede cambiar si entra en contacto con el Señor y si él en verdad quiere hacer cambio en su vida.Es la pastoral más pequeña de todo el país con alrededor de 120 miembros, mucha gente tiene miedo de entrar a un presidio y también por prejuicios y algunos por resentimientos porque han sido asaltados. Somos pocos pero estamos trabajando intensamente, sí quisiéramos que más gente nos ayudara.